Visita el blog de mi otro proyecto para el cole:

Visita mi blog sobre filosofía a partir de álbumes ilustrados (para niños a partir de primaria):

Visita mi blog de reseñas de libros infantiles:

Visita la página de mi serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños

miércoles, 6 de febrero de 2013

Sesión número 5, sobre "ser" y "parecer". 6.02.2013.

En la quinta sesión de Filosofía a la de tres nos lo hemos pasado muy bien pensando en las diferencias entre "ser" y "parecer". Ha habido tiempo para hacer un pequeño experimento de ilusión óptica (¡oooh!), para poner "cara de valientes", para leer un cuento sobre un sapo y una rana que salen a descubrir si son valientes o si sólo lo parecen, e incluso para celebrar el carnaval con un estupendo libro en el que  ningún animal es el que parece y casi ninguno parece el que pretende parecer.


La sesión de hoy ha tenido mucho de experimento. Filosofía a la de tres suele ser por la mañana, a primera hora. Esta vez hemos probado por la tarde y efectivamente, como imaginábamos, la capacidad de atención y el nivel de alerta han sido algo menores. Vamos a evaluar en los siguientes días si es mejor volver a las mañanas o no. Aun así lo hemos pasado bien y hemos dicho cosas muy interesantes, como en todas nuestras sesiones.    


Fecha: 6 de febrero, 2013
Lugar: CEIP Estados Unidos de América - Huarte de San Juan
Clase: 3 años (con Pilar Lara Arribas)

¿Quiénes estuvimos? 
Estuve yo (Ellen)
Pilar (la profesora)
Lola (el loro)
Tito (el perro)
y los siguientes niños y niñas: 
Iván
Adrián González
Adrían Mansilla
Iain
Alba Torres
Alba Martín
Eddie
Aitana
Andy
Leonardo
Pablo
Christian
Esther
Leyre
Victoria

OBJETIVO DE LA SESIÓN:
El principal objetivo general de esta quinta sesión ha sido seguir reforzando la estructura de las sesiones y los hábitos de hablar con voz alta y clara, escuchar atentamente a los demás, expresar acuerdo o desacuerdopensar dar razones

El objetivo específico de la sesión ha sido conseguir que hablemos sobre distintas formas de "ser" y "parecer":
- Un lápiz parece partirse en dos cuando lo metemos en un vaso de agua. ¿Cómo sabemos cómo es el lápiz de verdad? ¿Es uno o son dos? ¿Cuál es la "verdad", lo que vemos en el aire o lo que vemos en el agua? ¿Por qué? ¿Cómo sabemos que "es" uno y que sólo "parece" ser dos? 
- ¿Cuál es la diferencia entre ser y parecer valiente? ¿Se puede ser valiente sin parecerlo? ¿Y parecer valiente sin serlo? ¿Cómo hacemos para parecer valientes?    

CONTENIDO DE LA SESIÓN: 
Sentados en círculo, con el baúl de filosofía en el centro, nos hemos saludado todos y hemos preguntado qué tal estábamos. Todos hemos dicho que estábamos bien y con bastantes ganas de hacer filosofía.

Hemos presentado el tema de hoy: ser y parecer. Por ejemplo, algo puede ser recto pero parecer doblado. Alguien puede parecer valiente, pero ser un poco cobarde.

Enseguida, Victoria ha dicho que ella es un poco valiente y todos han empezado a querer hablar a la vez. Entonces hemos levantado la mano todos los que pensábamos que éramos valientes. Casi todos la hemos levantado. Pero Adrián González ha dicho que él no piensa que sea valiente. Le hemos preguntado por qué y nos ha contado que a veces tiene un poquito de miedo. Entonces Alba Martín ha asegurado que ella no tiene miedo de nada.

Victoria ha dicho que ella también es muy valiente y luego ha empezado a contar un sueño sobre un lobo muy bueno y un lobo muy malo que era un poco pesadilla. Leyre nos ha querido contar también un sueño suyo: ha soñado que se caía botando por las escaleras.

Alba Martín ha intentado reconducir el hilo y ha repetido que es muy valiente y que no tiene miedo a nada, pero a "nada, nada nada". Andy ha dicho que también es muy valiente y también ha tenido un sueño. Había animales: un lobo bueno y un lobo malo y era una pesadilla. Al parecer, iba con su perro y había unas sombras que eran bastante de pesadilla. Adrían Mansilla ha dicho que no es valiente. Ha dicho que a él le dio miedo una vez que estuvo pensando que un lobo le estaba comiendo y estaba rodando y rodando. Nos ha contado que era una pesadilla "súper mala".

Christian ha levantado la mano y ha dicho que no ha hablado y que le gustaría hacerlo. Adelante, le hemos dicho. Y nos ha dicho que es valiente. Le hemos pedido que nos cuente una ocasión en la que fue valiente y nos ha contado que este mismo mediodía cuando ha ido a casa a comer, ha sido valiente con la escoba.
Entonces Iain le ha preguntado "¿por qué?" a Christian. Hemos pedido a Iain que explique mejor su pregunta y ha dicho que no entendía cómo se podía ser valiente con una escoba. "No hay que ser valiente con ninguna escoba". Christian dijo que usó la escoba para luchar contra una bruja. Cogió la escoba para defenderse. Ah, entonces sí, reconoció Iain.

Luego Leonardo nos quiso contar también algo. Le preguntamos si era valiente y nos dijo que sí. Y nos quiso contar un sueño en el que había un oso malo y un oso triste, pero él fue valiente.

Entonces les he preguntado si alguno de ellos había visto a nuestros amigos Tito y Lola recientemente. Todos recordábamos quiénes eran. Tito era el perro y Lola el loro. Han dicho que no, pero me han animado a que meta la mano en el Baúl de la filosofía para descubrir si estaban allí.

Entonces he metido la mano y ¡ay! Menudo mordisco me he llevado. Y hemos oído: ¡GUAU GUAU! Hemos preguntado de quién parecía esa voz y hemos estado de acuerdo en que parecía la de Tito. Entonces hemos ido a comprobar. He vuelto a meter la mano y... ¡ay! me ha vuelto a morder y cuando por fin lo he sacado nos hemos llevado una sorpresa enorme. ¡Era Lola! Parecía que era Tito, porque ladraba, pero era Lola. Hemos preguntado a Lola si nos había intentado engañar y nos ha dicho que sólo era una broma pero que a ella a veces le gustaba jugar a parecer cosas que no era.


Entonces he vuelto a meter la mano para ver si encontraba a Tito y ¡Ay Ay! he sacado a Tito y le he reñido: 
"¡Tito! No me mordisquees que mis dedos no son tu merienda." y Tito se ha disculpado y ha dicho que dentro de la caja estaba todo oscuro y entonces mis dedos le habían parecido su merienda. Le he perdonado y hemos seguido sacando cosas del baúl. Lo siguiente era un vaso... qué misterio. Y un lápiz. ¿Para qué será? 

Hemos mirado muy bien el lápiz y hemos preguntado si parece un lápiz normal. Muchos han dicho que no, y Esther ha dicho que parece más bien una varita mágica. Hemos dicho que enseguida íbamos a comprobar si era mágica o no. 

En el baúl había dos cosas más. Un cuento de un sapo y una rana, llamados Sapo y Sepo. Nos han parecido muy graciosos los nombres. Hemos explicado que vamos a leer un cuento que se llama Dragones y Gigantes y que luego vamos a pensar si Sapo y Sepo son valientes en el cuento. Aquí Iain ha interrumpido y ha dicho que "son pequeños". Entonces hemos dicho que vamos a pensar también en general si las cosas pequeñas pueden o no ser valientes. 

Por último hemos sacado otro cuento, que se llama El carnaval de los animales. Está lleno lleno lleno de animales disfrazados de otros animales. En la portada hay un león disfrazado de elefante. "Los leones son valientes", ha dicho alguien. "Los gorilas también", ha dicho otra persona.  

Hemos repasado las normas para hacer filosofía: hablar en voz alta y clara y escuchar atentamente, decir si estamos de acuerdo o no y explicar por qué pensamos lo que pensamos. 

Y hemos dado comienzo a la sesión: 

¡Filosofía a la de una, filosofía a la de dos, filosofía a la de tres!

Empezamos con nuestro experimento. Tomamos el lápiz y preguntamos si era un lápiz normal. Esther ha insistido en que parecía una varita mágica. Hemos preguntado si el lápiz estaba doblado (no, han dicho), si estaba roto (no, han dicho también) y si era recto (sí unánime). He preguntado cuántos lápices tenía en la mano. Han dicho que uno. Les he preguntado si estaban absolutamente seguros. ¡Seguro, seguro seguro! Luego he cogido el vaso y he introducido el lápiz en él. Y de nuevo hemos preguntado cuántos lápices había y si estaba roto. Y han respondido todos muy convencidos que "uno" y que "no". 

Entonces he ido a hacer una cosita. Me he acercado al grifo que tienen en la clase y he llenado el vaso de agua hasta la mitad antes de volver a introducir el lápiz. Le he llevado el vaso a Victoria y le he pedido que mire el vaso, para ver si ve algo raro. Ha dicho que si. Parece que está roto. "Está raro", ha dicho Adrián Mansilla. "Parecen dos", ha dicho Pablo. Lo hemos pasado de uno por uno por todos los miembros del grupo para que lo vean bien. Lo hemos mirado por arriba, por abajo y por el lado y nos ha intrigado bastante el asunto. Efectivamente, el lápiz parecía roto o parecía ser dos lápices, dependiendo del ángulo desde el cual lo mirábamos. 

Entonces hemos preguntado cuántos lápices hay. Y al principio han dicho que dos, que se han convertido en dos, pero enseguida algunos han expresado desacuerdo. Entonces lo he sacado del vaso y he preguntado cuántos son y todos han dicho de nuevo que uno, pero que parece que hay dos o que está roto en dos trozos cuando lo volvemos a meter en el agua. Hemos preguntado si el lápiz es recto o si está doblado y todos han dicho que parece doblado pero que en realidad es recto. ¿Y cómo lo sabemos? Porque cuando lo sacamos del agua vemos que está normal, ha dicho Iain. Y todos han estado de acuerdo.  

A veces las cosas pueden parecer de una forma pero en realidad ser de otra.

Entonces Andy me ha pedido que tire el agua. Y yo he estado de acuerdo en que había que pasar a nuestra siguiente actividad. 

En el cambio de actividad, hemos jugado un poco con Lola y con Tito. 

Luego hemos pasado a leer el primer cuento, Dragones y gigantes, en el que el sapo Sapo y la rana Sepo, después de mirarse en el espejo y opinar que parecen valientes, salen a averiguar si lo son sólo en apariencia o si de verdad son valientes. Hemos dicho que lo vamos a leer y vamos a escuchar muy muy atentamente para luego hablar de qué nos ha parecido. En concreto, de si nos ha parecido que Sapo y Sepo son valientes o no. Podéis volver a escucharlo aquí: 

Después de leerlo, hemos preguntado si pensamos que Sapo y Sepo son valientes o no. Esther dijo que sí; Iain dijo que regulín, regulán. Esther insistió en que eran muy valientes porque no tenían miedo. Iain repite que regulín regulán porque "dicen que no tienen miedo pero al mismo tiempo van corriendo". Victoria piensa que tienen un poquito de miedo y que se portan un poquito mal. 

Al principio del cuento, Sapo y Sepo se miran en el espejo para ver si son valientes. Ellos piensan que sí lo parecen al menos. Hemos preguntado si estamos de acuerdo y todos hemos estado de acuerdo en que parecen bastante valientes. Entonces hemos preguntado si hay alguna "cara de valiente" que podemos poner que nos haga parecer valiente. ¿Sabemos poner cara de valiente? Entonces Christian ha puesto una magnífica cara de valiente, y Andy una terrorífica. La de Pablo era más seria, pero también muy valiente y la de Leyre daba verdadero miedo. Adrián Mansilla la ha bordado y Aitana también. La cara valiente de Alba Martín tenía también una pizca de juguetona. Todos hemos puesto nuestra mejor cara de valientes -también Adrián González, Alba Torres, Leonardo y Victoria. Y nos hemos reído bastante también. 

Entonces he visto que estaban todos sacando bíceps y tocándose para mostrar lo fuertes que eran y les he preguntado si pensaban que ser valiente era igual que ser fuerte. Muchos han dicho que sí.

Al principio, cuando empezamos, Iain había comentado que Sapo y Sepo eran muy pequeños, insinuando quizás que ser pequeño y valiente no era habitual. Entonces hemos preguntado si es posible que haya animalitos muy pequeños o personas muy pequeñas y muy bajitas, que sin embargo sean muy valientes. ¿Un ratoncito pequeñito, por ejemplo, puede ser valiente? Esther ha dicho que si y Iain ha dicho que "bueno, algunos". ¿Y cómo son valientes? ¿Qué hace un ratoncito así de pequeño para demostrar que es valiente? Iain ha dicho que para ser valiente hay que luchar contra alguien que es malo, por ejemplo. 

Hemos preguntado también si nos parece que escalar una montaña muy alta es de valientes y la mayoría ha dicho que sí, y que ellos no tendrían ningún miedo en escalar una montaña muy alta. 

Luego les he preguntado qué harían ellos si estuvieran dando un paseo un día y una serpiente grande como la del cuento saliera de una cueva y quisiera comérselos. 

Iain ha dicho que tiraría a la serpiente al río con los cocodrilos.  

Entonces Victoria ha contado que una vez vieron una serpiente en la carretera y su mamá la cogió y la apartó para que no la atropellara ningún coche. No todas las serpientes son un peligro. 

Entonces todos se han ido levantando, dispersando y paseando. Ya era casi hora de recoger, así que hemos decidido pasar a leer el segundo cuento, el del carnaval, antes de irnos a casa. En este cuento TODOS parecen otra cosa que no son. Hemos preguntado de qué se van a disfrazar. Esther ha dicho que de princesa, Iain que de Peter Pan, Adrián Mansilla que de Rayo McQueen, Leyre de bruja, Alba Martín de elefante y Alba Torres también de elefante [¡a pesar de que llevan un mes preparando un disfraz de astronauta para todos en el cole!].  

Entonces hemos leído El carnaval de los animales. Empieza así: 
"Todos los animales están invitados al carnaval. ¡Disfraz obligatorio!"

Podéis ver más sobre este libro aquí

Al final tuve que leerlo muy rápido porque se acababa el tiempo, pero la profesora del grupo, Pilar, se lo leerá en estos días de nuevo. Lo tendrán en clase hasta la próxima sesión en dos semanas. 

Ha sido una sesión atípica, por la tarde, un poco más corta de lo habitual, pero ha sido muy buena también.

Hemos podido hablar de ilusiones ópticas, de disfraces de carnaval y de la diferencia entre ser valiente y parecerlo. Y hemos disfrutado todos.

Una cosa que me ha gustado bastante de esta sesión es que empieza a haber un poco más de interacción espontánea entre ellos, preguntándose unos a otros que aclaren lo que acaban de decir sin usarme a mí de vehículo permanente. Ese es el fin, que acaben dialogando entre ellos y estableciendo ellos mismos sus propias normas de claridad y de comunicación. Poco a poco va ocurriendo y esto me hace muy feliz.

Como siempre que acabo una sesión de Filosofía a la de tres, con ganas de que llegue ya la siguiente. ¡Hasta entonces!

¡Filosofía a la de una, filosofía a la de dos, filosofía a la de tres!

NOTAS:
Sapo y Sepo, Inseparables (que contiene el cuento de los dragones y cuatro más) es de Arnold Lobel y está editado por Alfaguara. Es fácil de conseguir o pedir en cualquier librería infantil o con sección de infantil.

Si os interesa, también podéis ver una películita corta con el cuento (en inglés), aquí:
El carnaval de los animales, de Marianne Dubuc, está editado por Editorial Juventud y también es fácil de encontrar/pedir.

Hace unas semanas me contactaron de la revista Caos Magazine para hacerme una entrevista sobre el proyecto de Filosofía a la de Tres. Os dejo aquí el resultado, que se ha publicado esta misma semana.

No puedo acabar este post sin mencionar un graciosísimo ejemplo de cómo la filosofía empieza a entrar en la vida de estos niños. Victoria tiene una "araña" nueva y ¿qué nombre creéis que le ha puesto? Pues sí, sí. ¡"Filosofía"!

6 comentarios:

  1. Me encantan estas sesiones. Cada vez que las leo me reconfortan mucho, y pienso - esto es lo que hace falta en general en la vida! Tienes una forma de contar lo que dicen los niños que es respetuosa y clara, y que transmite exactamente por qué es tan gratificante conversar con niños. Me da mucho placer leerlo.

    ResponderEliminar
  2. Leo "me da mucho placer leerlo" y me dan ganas de ponerme a bailar. Hay parcialidad fraternal en tu comentario, hermana mía, pero no por eso deja de conmoverme. Gracias por entusiasmarte siempre.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Ellen por esta maravillosa aportación q estas haciendo a la educación de nuestros hijos. Eres una joya.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti por el comentario, María Jesús. Por cierto, no os cortéis a la hora de comentar, padres, madres, abuelos y abuelas y quien quiera. Si tenéis alguna otra cosa que añadir, como por ejemplo alguna conversación que tengáis en casa o algún comentario que os puedan hacer vuestros hijos y que os parezcan interesantes, dejad vuestro comentario aquí para que quede registro también. Éste es un proyecto que puede tener interesantes ramificaciones en casa.

    ResponderEliminar
  5. Congratulations Ellen,creo que las sesiones de Filosofía tienen un mayor calado en los niños/as.No sabía nada de la araña de Victoria,se lo preguntaré el lunes.Donde dices que podemos ver la entrevista de la revista Caos Magazine ?.Me parece muy interesante lo que comentas de la repercusión del proyecto en casa.Podrían escribir comentaríos de los niños seria más enriquecedor y así estariamos todos conectados proyecto-escuela-familia.Estoy muy contenta de haberlo iniciado contigo.Muchas gracias Ellen.Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Pilar, por tu comentario y por tu generosidad y confianza al dejarme "colarme" en tu clase con tanta regularidad. Creo que estamos haciendo algo que merece mucho la pena.
      La entrevista la podéis leer aquí:
      http://caosmagazine.com/post-febrero-2013-culture-filosofia-a-la-de-tres-hablamos-con-ellen-duthie-y-su-experiencia-filosofando-con-los-peques
      Un abrazo, Ellen

      Eliminar