Visita el blog de mi otro proyecto para el cole:

Visita mi blog sobre filosofía a partir de álbumes ilustrados (para niños a partir de primaria):

Visita mi blog de reseñas de libros infantiles:

Visita la página de mi serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños

martes, 15 de enero de 2013

Sesión número 4, sobre realidad e imaginación. 15.01.2013.

Tenemos muchísimo que contar sobre nuestra primera sesión del año. En la sesión de Filosofía a la de tres de hoy hemos presentado e inaugurado nuestro especialísimo Baúl de la Filosofía.

¿Queréis verlo? ¡Pues aquí lo tenéis!
Esta es la tapadera, pero por los lados tiene
todos nuestros nombres pintados. (Podéis ver más fotos al final de este post)

De este baúl irán saliendo sorpresas en cada una de las sesiones de Filosofía a la de tres que celebremos de aquí a final de curso.

¿Qué sorpresas escondía nuestro baúl hoy? Dos nuevos compañeros, Lola y Tito, que participarán en todas nuestras sesiones a partir de ahora:
Lola es el loro y le encanta repetir, resumir y recapitular (y a veces opinar).
Tito es el perro y le encanta preguntar, preguntar y preguntar (y también opinar).























¿Qué más? ¡Ah, sí! El baúl de la filosofía también escondía el cuento de hoy. Se llama Hay un oso en el cuarto oscuro y trata de un niño que se llama Guillermo que tiene muchísima imaginación (y un poquito de miedo).

La sesión de hoy la hemos dedicado a hablar sobre el mundo "de verdad", o real, y los mundos "de mentira", o imaginarios. 

Fecha: 15 de enero, 2013
Lugar: CEIP Estados Unidos de América - Huarte de San Juan
Clase: 3 años (con Pilar Lara Arribas)

¿Quiénes estuvimos? 
Estuve yo (Ellen)
Pilar (la profesora)
Lola (el loro)
Tito (el perro)
y los siguientes niños y niñas: 
Adrián González
Victoria
Iain
Aitana
Andy
Adrían Mansilla
Alba Torres
Leonardo
Pablo
Esther
Christian
Eddie

OBJETIVO DE LA SESIÓN:
El principal objetivo general de esta cuarta sesión es asentar la estructura de las sesiones y reforzar los hábitos presentados en las sesiones anteriores de hablar con voz alta y clara, escuchar atentamente a los demás, expresar acuerdo o desacuerdo, pensar y dar razones

Otro objetivo general ha sido que se acostumbren a hablar también con el loro Lola y el perro Tito como interlocutores. La introducción de estos dos nuevos amigos en nuestras sesiones es una diversión pero es también un modo de hacer recapitulaciones y recordatorios de que no nos debemos desviar demasiado del tema (el loro Lola se encargará de esto) y, por otro lado, una forma de expresar ideas útiles para el debate sin que vengan de un adulto o del profesor (y que por tanto los niños no las tomen como "la respuesta válida", sino que se atrevan a cuestionarla y expresar su acuerdo o su desacuerdo con ellas). Esto es fundamental porque a esta edad la tendencia a mirar a los adultos para buscar "lo que debemos decir" dificulta la expresión de una opinión distinta y en general un pensamiento más autónomo.  

El objetivo específico de la sesión ha sido conseguir que hablemos sobre la diferencia y los parecidos entre el mundo real y los mundos imaginarios, entre las personas reales y los  personajes que aparecen en los cuentos. ¿Cómo sabemos que nosotros somos reales? ¿Cómo sabemos que, por ejemplo, Peter Pan, no lo es? 

CONTENIDO DE LA SESIÓN: 
Sentados en círculo, nos hemos saludado todos y hemos dado un saludo especial a Eddie, un chico nuevo que llegó a la clase ayer. Le hemos contado quién soy yo y qué vengo a hacer: filosofía. Le hemos explicado que en filosofía hacemos muchas cosas, pero principalmente hablar, pensar, contar cuentos y pensar sobre ellos. Eddie ha estado tímido pero muy sonriente y encantador. Estamos muy contentos de tenerle entre nosotros.

Luego les he contado que hoy en filosofía tenemos una sorpresa. Les he pedido que se queden en su sitio y que cierren los ojos. No valía echar vistacito alguno por pequeño que fuera. Me he levantado y he cogido el Baúl de la filosofía y lo he llevado al centro del círculo. ¡Ya podéis abrir los ojos!

"¡Tachán! Éste es el baúl de la filosofía. Es un baúl muuuy muuuy especial y todos los días que hagamos filosofía va a salir de él una sorpresa."

Hemos observado que tiene todos los nombres del grupo en los lados y hemos ido buscando y encontrando nuestros nombres en el baúl. ¡Qué ilusión nos ha hecho encontrarlos todos! (Estaban todos menos el de Eddie, pero para la siguiente sesión lo incorporaremos también).

Luego hemos vuelto todos a nuestros sitios y en silencio, hemos estado atentos. Todos han querido saber qué escondía el baúl. Lo he abierto con mucho cuidado, sin dejarles ver lo que había dentro. He metido la mano, he rebuscado, y... ¡ay! ¡qué daño! ¡me mordió algo! Tras unas risas y ante unas caras muy muy atentas ¡he sacado al loro Lola!

Lola se ha disculpado enseguida y se ha presentado. Ha dicho que tiene muchas ganas de hacer filosofía con nosotros y ha dicho que le encanta escuchar. Ha preguntado al grupo si eso es bueno para hacer filosofía y le hemos dicho que sí, que es una de las cosas fundamentales. Se ha puesto muy contenta y nos ha dicho que le encanta también repetir, resumir y recordar cosas y sobre todo hablar, hablar, hablar y hablar.

Luego he vuelto a meter la mano y otra vez me ha mordido algo. ¡Ay! ¡Ay! ¡Pero esto tenía dientes! He vuelto a meter la mano con mucho cuidado y ¡tachán! he sacado al perro Tito.

"¡Guau! ¡Guau!" Tito se ha presentado y ha dicho que a él le encanta preguntar cosas. Ha preguntado a Christian cómo se llama, a Esther cuántos años tiene, a Pablo cuál es su color favorito, a Adrián Mansilla dónde vivía y quería seguir y seguir preguntando, pero hemos tenido que pararle los pies. Ha preguntado al grupo si preguntar es una cosa buena cuando estás haciendo filosofía y le hemos confirmado que efectivamente es... bueno no, sino buenísimo.

Nos hemos alegrado mucho de tener a tres amigos nuevos en las sesiones (Lola, Tito y Eddie). Tito ha preguntado si había alguna otra actividad importante en las sesiones de filosofía, aparte de escuchar y preguntar. Y hemos recordado un poco las normas básicas, explicándoselas a nuestros nuevos amigos.

Hemos recordado la primera norma, que es hablar con voz alta y clara. Y hemos hecho una demostración. 

Luego hemos explicado la segunda norma, que es escuchar muy muy atentamente. Y hemos puesto muchos ejemplos. Si habla Andy todos los demás estamos muy callados y atentos a lo que nos cuenta. Si habla Alba Torres todos los demás estamos muy callados y atentos a lo que nos dice. Si habla Esther, todos estamos en silencio y escuchando con interés. Si habla Adrián González, lo mismo. Y si habla Iain, también, y si habla Victoria, y si habla... no importa quién hable. En Filosofía a la de tres nos interesa mucho escuchar lo que dicen los demás. Por eso escuchamos con atención, para no perdernos ni una. 

La tercera norma consiste en que cuando nos apetezca o tengamos algo interesante que aportar, levantemos la mano y digamos si estamos de acuerdo o no estamos de acuerdo con lo que dicen nuestros compañeros. Tito quería hacer un ejemplo, para ver si lo habíamos comprendido bien. Entonces Tito ha dicho que Lola le parecía muy fea. Pilar ha levantado la mano y ha dicho que ella no está de acuerdo, porque tiene un plumaje muy colorido que es muy bonito. Pilar lo ha hecho muy muy bien porque no solo ha dicho que no está de acuerdo sino que ha dado razones, ha dicho por qué. Y esa es la cuarta norma. En filosofía, intentamos explicar por qué pensamos las cosas. Pero no vale cualquier porqué. En filosofía, "porque sí" o "porque no" no valen, porque no explican nada. Hay que decir más cosas. 

Tito y Lola se han quedado muy satisfechos con las explicaciones y creo que Eddie también. 

Entonces hemos recordado que en el Baúl había otra cosita. Una cosa muy importante. 

He vuelto a meter la mano. Esta vez no me ha mordido nada. Lo que había dentro estaba un poco duro. ¿Qué será? ¿Qué será? 

¡Oh! ¡Un libro! Se llama Hay un oso en el cuarto oscuro y trata de un niño que se llama Guillermo que tiene muuucha muuuucha imaginación. 

Aquí tenéis la portada: 
Entonces hemos empezado la sesión, como siempre la empezamos.

¡Filosofía a la de una! ¡Filosofía a la de dos! ¡Filosofía a la de tres!

Hemos explicado que hoy en filosofía vamos a hablar sobre las cosas "de verdad" y las cosas "de mentira", sobre el mundo real y los mundos imaginarios, sobre la realidad y la imaginación. Hemos explicado que íbamos a leer el cuento y luego íbamos a hablar de qué era "de verdad" en el cuento, y qué era "de mentira" o "imaginario".

Antes de empezar, hemos hecho una pregunta preliminar. Hemos preguntado si nosotros somos reales o imaginarios. ¿De verdad o de mentira? Todos hemos estado de acuerdo en que somos de verdad. Hemos preguntado que cómo sabemos que somos de verdad. Iain ha dicho que sabemos que somos de verdad porque podemos movernos solos (no necesitamos a nadie que nos mueva). Luego hemos preguntado si también son de verdad Lola y Tito. Aquí, Alba Torres ha dicho que no, que son de mentira y casi todos hemos estado de acuerdo. Esther ha dicho que son de juguete. Nos hemos centrado en Tito y le he preguntado a Esther que cómo sabemos que Tito es de juguete. Y nos ha dicho que lo sabemos porque Tito no habla. Pero sin embargo en ese momento Tito estaba hablando. ¿Cómo era eso posible? Esther nos ha explicado que Tito sólo hablaba porque yo movía la boca por él. Era yo la que estaba poniendo la voz de Tito. Tito él solo no podía hablar. En este punto, también hemos estado de acuerdo todos.

Entonces hemos dicho que vamos a leer el cuento. Pero Adrián Mansilla ha dicho que él no quiere leerlo. Le hemos preguntado por qué. Y nos ha dicho que porque se aburre. Le he preguntado que cómo sabe que se va a aburrir si no lo hemos leído aún. Y ha confesado que en realidad no le gustan los osos, que les tiene miedo a los "osos gigantes". Hemos hablado rápidamente de quién le tenía miedo a los osos y quién no, y de que si cuando decíamos que teníamos miedo a los osos nos referíamos a los osos de verdad o a los osos de mentira. La mayoría ha dicho que tienen miedo a los osos de verdad, pero no a los de los cuentos, pero Adrián ha insistido en que le daba miedo. Entonces hemos propuesto que cerrase los ojos y escuchase el cuento sin ver las imágenes y que si a mitad del cuento le apetecía abrirlos y verlo que lo hiciera. Adrián ha empezado con los ojos cerrados y las manos tapándose las orejas, pero muy pronto ha abierto los ojos y se ha quitado las manos y ha estado muy atento al cuento. Incluso lo ha disfrutado.

Entonces hemos leído Hay un oso en el cuarto oscuro. Podéis escucharlo de nuevo aquí, haciendo clic en el botón de "play":
El cuento narra una historia sencilla de un niño llamado Guillermo que tiene miedo de un oso grande y hambriento que cree haber visto en su casa, detrás de la puerta del cuarto oscuro.

Teme tanto la posibilidad de que al oso le entre más hambre de la cuenta y decida comerse a algún niño para merendar, que empieza a alimentarle por si las moscas, a partir de las sobras y otras cositas que va encontrando por la casa, hasta que su madre advierte la peste que sale del cuarto oscuro y decide que es hora de limpiar.

Tras intentar desesperadamente detener a su madre, por fin le cuenta su historia sobre el oso del cuarto oscuro y su madre sugiere que se enfrenten a él. Cogen una fregona y una escoba y, a modo de lanzas listas para entrar en batalla, se acercan a la puerta. Cuando finalmente la abren, encuentran una alfombra vieja y peluda en lugar de un oso y mucha comida apestosa por todas partes. La madre y el hijo lo limpian todo y luego van a comprarle a Guillermo su propio osito de peluche para que le acompañe en la cama por las noches. Y nunca, nunca vuelve a tener miedo de los osos, nunca más.

Las ilustraciones del cuento juegan muy eficazmente con qué es real y qué es imaginario. Vemos la imaginación del niño, echamos a volar la nuestra propia pero también vemos la imaginación del oso, como si pudiera ser real el oso y ser él que nos estuviera imaginando a nosotros y a Guillermo.

Aunque se nos dice que Guillermo nunca ha visto realmente el oso, se nos enseña un dibujo que Guillermo hace del oso, porque "sabe qué aspecto tiene". Pero también se nos muestra un dibujo de Guillermo, supuestamente realizado por el oso "mientras Guillermo sueña".

El oso dibujado por Guillermo
¿Guillermo dibujado por el oso?

Después de leerlo, hemos preguntado si nos ha gustado el cuento y todos hemos dicho que sí. Andy quería que lo leyéramos otra vez, pero no había mucho tiempo. Hemos dejado el cuento en el Baúl, así que Pilar podrá leérselo a la clase otro día para que lo miren más de cerca.

Hemos pensado un poco sobre el cuento. Hemos preguntado qué es de verdad y qué es de mentira en el cuento. La mayoría ha dicho que Guillermo es de verdad y el oso de mentira, porque se lo está imaginando. Leonardo en cambio ha dicho que cree que el oso es de verdad y que se ha comido al niño de merienda. Hemos vuelto a abrir el libro y le hemos enseñado y reconfortado. El oso no se come al niño. Al final el niño está durmiendo ricamente en la cama con un osito de peluche. No le ha pasado nada.

Luego hemos preguntado si Guillermo realmente es de verdad. Primero nos ha parecido que sí, pero cuando hemos preguntado quién es más de verdad o más real, Guillermo o nosotros, todos hemos dicho que nosotros, porque Guillermo es un niño de un cuento. Entonces hemos concluido que tanto Guillermo como el oso eran de mentira, porque son personajes de un cuento. Pero aún así, cuando hemos preguntado  que quién es más de mentira, el oso o Guillermo, muchos hemos dicho que el oso es "más de mentira". Pero a pesar de tener todos este pensamiento intuitivo, nos ha resultado muy difícil explicar por qué. Nos estábamos haciendo un lío.

Entonces para intentar entender un poco mejor qué quería decir "de verdad" y "de mentira", hemos pensado todos en un personaje de un cuento que nos gusta. Algunos han pensado en el cuento de Caperucita y han pensado específicamente en el lobo, en el cazador o en la propia Caperucita. Iain ha pensado en Wallace and Gromit y específicamente en Gromit (el perro). Adrián González ha pensado en Rayo McQueen, y Adrián Mansilla también. Yo he pensado en Peter Pan. Y entonces hemos preguntado si todos estos personajes son de verdad. Al principio todos han dicho que sí. Adrián Mansilla ha dicho que son de verdad, "porque se mueven". Hemos probado a ver si esa era una buena razón y hemos puesto como ejemplo a Rayo McQueen. Rayo McQueen se mueve y habla y tiene ojos. Todos hemos estado de acuerdo. ¿Es de verdad? Y Adrián ha seguido diciendo que sí. A la pregunta ¿cómo lo sabemos? Ha contestado, sorprendido: ¡pues porque sale en la tele! Aquí Iain ha intervenido y ha dicho que no está de acuerdo, porque sólo algunas de las cosas que salen en la tele son de verdad. "Lo que sale en la tele puede ser de verdad, pero también puede ser de mentira, depende". Adrián seguía sin parecer muy convencido. Hemos preguntado si los coches de verdad, los que vemos cuando salimos a la calle, pueden hablar. Y entonces Adrián Mansilla ha sonreído y ha dicho que no. Los coches de verdad no pueden hablar, ni tienen ojos exactamente tampoco. A veces los personajes de cuentos pueden hacer cosas que son imposibles de hacer en la vida real.

Entonces el propio Adrián Mansilla ha mencionado que esta mañana "en su cabeza", ha visto un coche que sí hablaba. Le hemos preguntado si "en su cabeza" quería decir que lo había soñado y ha dicho que sí. Entonces hemos aprovechado la oportunidad para que quien quisiera contara sus sueños. Aparte del sueño de Adríán, sobre el coche que hablaba, Andy nos ha contado un sueño sobre una sombra que se convertía en vampiro, pero que luego resultaba ser bueno, porque se convertía en su padre. Y Christian nos ha contado que su coche se ha roto y que su padre se ha tenido que ir paseando. Le hemos preguntado si esa historia era un sueño o si era de verdad. Y nos ha dicho que era de verdad. Así que hemos abierto la posibilidad de que quien quisiera contase una historia de verdad y quien quisiera contara un sueño. Iain ha contado un sueño en el que había un vampiro también y él estaba con su amigo Mathéo y que cuando Mathéo tocó al vampiro, éste se asustó un poco e hizo unos ruidos muy raros. Luego cuando Iain tocó al vampiro, también hizo esos mismos ruidos raros. Y hemos seguido contando algún que otro sueño y alguna que otra verdad hasta que ha sonado el timbre.

¡Se nos ha acabado el tiempo!

Hemos preguntado si son reales nuestros sueños y hemos estado de acuerdo en que no. Hay muchas cosas más muy interesantes de las que hablar sobre sueños, verdades, mentiras, imaginaciones y cómo sabemos qué es una cosa y qué es otra, pero por el momento, hemos empezado muy bien y hemos tenido una sesión fascinante, divertida y que se ha pasado volando.

Hemos empezado a definir mejor qué es "de verdad "y qué es "de mentira", qué es real y qué es imaginario y qué diferencias hay entre las dos cosas. Me ha parecido muy interesante lo que ha dicho Esther: que sabemos que Tito es un juguete o que es de mentira porque no puede hablar sin que yo le haga hablar. Como cualquier personaje de cualquier cuento, Tito sólo puede decir lo que yo le haga decir. Los personajes de los cuentos solo pueden decir las palabras que en su boca ponga el escritor del cuento. También me ha parecido interesante lo que ha dicho Iain de que lo que sale en la tele puede ser de verdad, pero también hay cosas en la tele que son de mentira. Y me ha gustado mucho en general lo mucho que hemos hablado y aportado todos.

Todos hemos estado muy atentos y hemos escuchado a los compañeros. También ha habido mucha participación de todo el grupo. Adrián González ha hablado más que en las sesiones anteriores, Victoria ha estado tan participativa como siempre, Iain también ha participado mucho, Aitana nos ha contado cosas interesantes y parece que le ha encantado el cuento, Andy ha participado mucho y nos ha contado unos sueños fascinantes, Adrían Mansilla ha estado muy atento y ha participado también mucho, Alba Torres ha estado muy atenta al cuento y le ha encantado Tito y Lola, a Leonardo le ha gustado también la sesión, aunque creo que le ha preocupado un poco el oso y la idea de que pudiera comerse al niño para merendar, Pablo ha estado también muy atento y algo más participativo que en sesiones anteriores, Esther ha participado mucho, Christian ha hablado mucho más y ha estado muy atento y Eddie ha estado atento y sonriente. ¡Fantástico trabajo por parte de todos!

Se nota que vamos acostumbrándonos a la rutina de las sesiones. 

Al final, como siempre, hemos preguntado si nos ha gustado la sesión de filosofía de hoy y a todos nos ha gustado. ¿Qué nos ha gustado más? Hoy, nos ha gustado mucho el baúl, Lola y Tito y también el cuento.

La siguiente sesión, el 29 de enero.

¡Hasta entonces!

Filosofía a la de una, filosofía a la de dos... ¡filosofía a la de tres!

NOTA 1: El libro es Hay un oso en el cuarto oscuro, de Helen Cooper, editado por Editorial Juventud. Podéis leer más sobre los otros temas filosóficos (ya para niños más mayores) que aborda este libro aquí. No es fácil de conseguir el libro, porque debe de estar casi agotado, pero en www.amazon.es sí lo tienen disponible y en muchas bibliotecas públicas municipales también. Si queréis buscar en qué bibliotecas lo tienen, podéis utilizar esta página. Nosotros vamos a la Biblioteca Pública Municipal Iván de Vargas (en Calle San Justo, en el distrito Centro) y allí lo tienen. 

NOTA 2: Desde hoy y hasta la próxima sesión la profesora del grupo, Pilar, realizará algunas actividades relacionadas con esta sesión a partir de material que le proporcionaré. Iremos indicando a los padres en este blog las actividades que vayamos realizando para informaros y que podáis hacer también las que os apetezcan en casa.

NOTA 3: Tal y como prometí arriba, aquí van las fotos de los laterales del baúl:




No hay comentarios:

Publicar un comentario