Visita el blog de mi otro proyecto para el cole:

Visita mi blog sobre filosofía a partir de álbumes ilustrados (para niños a partir de primaria):

Visita mi blog de reseñas de libros infantiles:

Visita la página de mi serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños

domingo, 17 de noviembre de 2013

Sesión número 13: Personas, robots y muñecos (diferencias y parecidos)

En nuestra sesión número 13 (tercera de este curso) lo hemos pasado muy bien con nuestras "porque-rías" (preguntas que empiezan por "¿Por qué....?"). Hemos hablado de personas, robots y muñecos y de las diferencias y parecidos entre ellos. Hemos tenido la suerte de contar de nuevo con las divertidas ilustraciones de Daniela Martagón, repletas de estímulos para entablar conversaciones filosóficas interesantísimas. Ilustraciones como ésta: 



También hemos leído un cuento en el que estos muñecos del museo de los juguetes cobran vida y juegan al escondite por la noche:
Ilustración de David Lucas, de Lost in the Toy Museum
¡Ah! ¡Y también hemos tenido una invitada-observadora! Se llama Patricia y ha venido a que le enseñemos cómo hacemos filosofía. 

¡Ya veis que ha habido de todo! Todo eso y más en ¡filosofía a la de tres!


Fecha: 7 de noviembre, 2013


Lugar: CEIP Estados Unidos de América - Huarte de San Juan
Clase: 4 años (con Pilar Lara Arribas)

¿Quiénes estuvimos?
Estuve yo (Ellen)
Pilar (la profesora)
Patricia (una invitada-observadora que vino a que le enseñáramos cómo hacemos filosofía)
Lola (el loro)
Tito (el perro)
y los siguientes niños y niñas:
Ainara
Alba Torres
Pati
Esther
Alba Martín
Christian
Adrián Mansilla
Iain
Andy
Eduard
Leonardo
Iván
Pablo
Adrián González
Aitana
y Yumalai.

OBJETIVO DE LA SESIÓN:
El principal objetivo general de esta tercera sesión de este curso, ha sido rutinizar nuestra actividad de las "porque-rías" al principio de las sesiones, mejorando nuestras preguntas con la práctica y poco a poco distinguiendo distintos tipos de preguntas (por una parte, las que se contestan "fácilmente", con un dato, y por otra, las que requieren de reflexión, razonamiento, contraste entre distintas visiones, para acercarse a posibles respuestas -las preguntas más filosóficas-). Con las preguntas, el objetivo es también que traten de responder ellos mismos a sus propias preguntas, acostumbrándose a pensar por sí mismos y a tener una idea propia antes de contrastarla con otras. 

Hemos hecho un blog especialmente dedicado a esta actividad, las PORQUE-RÍAS, para que vayamos haciendo en él nuestras aportaciones. Evidentemente, cuanto más participemos, más enriquecedor será para todos. ¡Así que ya sabéis! PORQUE-RÍAS es una actividad para divertirnos y aprender todos juntos. ¡A participar!



El objetivo específico de la sesión ha sido conseguir que hablemos sobre los parecidos y las diferencias entre personas, robots y muñecos. 

¿Qué preferiríamos, que nuestro mejor amigo o amiga fuera un muñeco, un robot o una persona? ¿Por qué? ¿Qué ventajas tendría tener un amigo persona? ¿Qué ventajas tendría tener un amigo robot? ¿Qué ventajas tendría tener un amigo persona? Cuando un robot dice algo, ¿lo dice de verdad? ¿lo piensa? ¿Qué hace falta tener o saber hacer para ser persona? 

CONTENIDO DE LA SESIÓN:

Sentados en círculo, nos hemos saludado todos y hemos preguntado si tenemos ganas de hacer filosofía. ¡Síiiiiiiiiiiii! Hemos sacado el palito parlanchín y hemos recordado que sirve para hablar. Quien tenga el palo parlanchín habla y quien quiera hablar, debe esperar a que le pasen el palito. Todos de acuerdo.

Hemos anunciado que hoy teníamos varias sorpresas. Una de ellas era una persona. Hemos presentado a nuestra invitada, que se llama igual que alguien de la clase: Patricia. Le he preguntado a la Patricia de la clase cómo le gusta que le llamen y nos ha dicho que Pati. Le hemos preguntado a la invitada y ella ha dicho algo muy curioso. Distintas personas le llaman de distintas formas. En su casa la llaman Pati, sus amigos Patri y otras personas Patricia. Ha dicho que no le importa, que le gusta que cada persona le llame como le apetece. La Patricia de la clase ha dicho que a ella no, que ella prefiere Pati. Entonces hemos dicho todos que nos acordaremos bien de llamarla Pati. 

Nos hemos presentado todos rápidamente diciendo nuestros nombres. 

Nuestra invitada nos ha dado las gracias por invitarle. Hemos explicado que Patricia venía para que le enseñáramos cómo hacemos filosofía. Así que hemos empezado por explicar por encima qué hacemos. En filosofía pensamos. ¿Qué más? Yumalai ha dicho que también trabajamos y hacemos plasti. Alguna vez hemos hecho plastilina en filosofía, sí. Esther ha dicho que en filosofía conocemos a Tito y a Lola. ¿Quiénes son Tito y Lola? Un perro y un loro. ¿Y hacen filosofía bien? Hemos estado de acuerdo en que sí, pero Ainara ha explicado que cuando meto lo mano en el baúl muerden y pican. 

Patricia ha pensado que eso daba un poco de susto. Hemos explicado que son buenos, pero un poco juguetones. 

En filosofía también escuchamos, hacemos preguntas. ¿Qué más? Hablamos en voz alta, ha dicho Alba Martín. Sin gritar, ha dicho Iain. Sin susurrar y sin gritar. Eso es. 

¿Empezamos? 

¡Filosofía a la de una! ¡Filosofía a la de dos! ¡Filosofía a la de tres! y... ¡Filosofía a la de cuatro!

[Iain había pedido que dijéramos "¡Filosofía a la de cuatro! porque ya estamos en la clase de cuatro años]

Entonces hemos invitado a Patricia a que metiera la mano en el baúl. Un poco temerosa, ha introducido lentamente la mano y "¡ay! ¡ay! ¡ay! ¿Pero qué es eso que hay ahí dentro?" Le hemos dicho que lo pruebe de nuevo. "¡Ay!" [Risas.] "¿Qué hay ahí adentro? Es que duele un poco." 

Entonces yo me he ofrecido a mediar. He introducido la mano y he sacado a Lola y a Tito, que enseguida han saludado y han explicado a Patricia que no les gusta mucho que metan la mano en el baúl, que se ponen nerviosos. Hemos saludado a Lola y a Tito. 

Entonces Tito ha dicho que él quería jugar al juego del otro día. "¡Quiero jugar a las PORQUE-RÍAS!" Y Lola ha preguntado: "¿Porquerías? ¿Porquerías? [risas] ¿Cómo que porquerías?" Tito ha respondido que no son porquerías de cochinadas ni nada parecido. Ni guarrerías ni nada de eso. Son porquerías porque empiezan por ¿por quéeeeeeeeeeeeeee....?

¡Aaaah! 

Entonces la semana pasada, preguntamos ¿Por qué las personas son dueños de los perros en lugar de los perros de las personas? Todos nos acordábamos. Otra pregunta interesante de la semana pasada la hizo Pilar: ¿por qué los niños vienen al colegio?

Adrián Mansilla quiso recordar algunas de las contestaciones que dimos la semana pasada. "Porque los papás tienen que trabajar." Esther ha añadido que "a veces vienen los cuidadores y nos llevan al cole". Alba Martín ha dicho que también los abuelos vienen a recogernos al cole. 

Adrián Mansilla ha querido recordar una pregunta que hizo él la semana pasada: ¿Por qué los gatos no salen a la calle? 

Iain dijo que la semana pasada preguntó que por qué los animales del palito parlanchín tienen las orejas distintas. 

Hemos preguntado si alguien tenía preguntas nuevas.  Entonces hemos rugido que sí todos a la vez. Hemos dicho que en filosofía eso no servía de mucho. Mejor hablar de uno en uno. 

Leonardo quiso hacer una pregunta, pero le salió un cuento. Nos dijo que su madre salía a la calle porque era buena. Le preguntamos si eso era una pregunta o un cuento. Pensó un poco y luego hizo la misma pregunta que Iain sobre las orejas del palito parlanchín. ¿Te interesa entonces la misma pregunta que a Iain? Sí. 

¿Quién más tiene una pregunta? Andy: "¿Por qué estas orejas no son iguales que ésta?" Hemos preguntado si alguien tiene una pregunta que no sea de orejas. 

Adrián Mansilla ha hecho una pregunta nueva: "¿Por qué está eso ahí?" (señalando unos dibujos a la pared). Le hemos preguntado si sabe contestar a su pregunta. "Pues porque eso es para saber. Para aprender." Hemos preguntado quién lo ha puesto ahí. "Pilar". Pilar ha confirmado que era ella. Entonces hemos dicho que esa era una pregunta bastante fácil de responder porque simplemente había que preguntar a la persona que lo había puesto. Efectivamente, lo había puesto Pilar y era para enseñar algo a la clase. 

Alba Martín ha hecho una pregunta interesante: "¿Por qué las ovejas tienen lana?". Iain ha contestado que porque les crece. Pero hemos preguntado a Alba Martín si ella sabe contestar a su propia pregunta y ha respondido que ella cree que es para que tengan calorcito. "Como un abrigo", ha dicho Patricia. ¿Qué otras ideas? Ainara ha dicho que cree que es "porque cuando las mamás ovejas tienen lana y luego tienen un bebé, los bebés también tienen lana". Todas las ovejas tienen lana. Si no, no serían ovejas. 

Esther ha preguntado  por qué a los gatos no les gusta el agua. Esa fue su pregunta de la semana pasada. Así que hemos preguntado si tiene una nueva. Entonces hizo una pregunta nueva: ¿Por qué los perros pueden nadar? Y se contestó a sí misma: "porque no se ahogan". ¿Y por qué no se ahogan los perros?, hemos preguntado. Y Esther ha contestado que no se ahogan porque mueven las patas cuando están en el agua. Porque saben nadar.

Luego Ainara ha querido hacer otra pregunta: "¿Por qué a Tito y a Lola cuando están en la caja no les gusta que les toquen?" Hemos dicho que esto es fácil de responder, porque se lo podemos preguntar a Tito y a Lola. Entonces Ainara se lo ha preguntado directamente a ellos. Y Lola ha querido responder. Resulta que dentro del baúl está todo oscuro. Entonces cuando alguien mete la mano...

Aitana ha interrumpido y ha dicho que parece que hay un monstruo dentro del baúl. 

Lola le ha dicho que exactamente es lo que parece. Cuando alguien mete la mano y mete la mano nos da miedo y nos ponemos nerviosos. Por eso damos picotazos y mordemos, no porque seamos malos. 

Entonces Lola ha querido hacer una pregunta. Tito ha tenido que ayudarle a sostener el palito parlanchín.  Su pregunta ha sido la siguiente: "¿Por qué alguna gente dice que los loros no somos personas? Yo soy una persona." Muchos han exclamado que "¡Noooo!" 

Adrián González ha dicho que no es una persona, porque vuela. Hemos preguntado si estamos de acuerdo con Adrián, si las personas vuelan. Yumalai ha dicho que ella vuela con su "altocaídas" en el cielo. ¿Con tu paracaídas? "Sí". Si las personas queremos volar tenemos que utilizar algo que nos ayude. Por ejemplo, un paracaídas. "O un globo", ha dicho Iain. Y ha habido más aportaciones: un avión o un helicóptero. Entonces una de las razones por las que Lola no nos parece una persona es porque tiene alas. 

Iain ha dicho que otro motivo es que tiene un pico. Andy ha dicho que tiene unas patas que no son de persona. No tiene cinco dedos. Parece más bien como dos dedos. Entonces Lola ha pitado. Y nos ha hecho bastante gracia. 

"Porque tiene cola en el culo", ha dicho Iain. ¿Tenemos cola?, hemos preguntado. Y todos hemos dicho que no, pero Adrián Mansilla ha dicho que sí que tenemos pero delante. Los niños sí, pero las niñas no. 

Christian ha dicho que Lola sabe volar y nosotros no. Andy ha dicho que Lola tiene los ojos muy grandes.  Christian ha dicho que parece que no tiene oídos. Pablo ha dicho que las personas no tienen pico y ella sí. 

Luego Iain ha querido hacer otra pregunta: "¿Por qué hay una pantalla para escribir y en casa hay papel? Hemos preguntado a Iain si sabe responder a su pregunta. Ha contestado que él cree que los papeles son más para los niños y Adrían Mansilla ha dicho que las pantallas son para los adultos.

Alba Torres ha hecho una pregunta muy interesante (que es la que hemos seleccionado esta semana para el blog de Porque-rias): "¿Por qué los padres van al trabajo y por qué los niños vamos al colegio?" 
Nos ha gustado mucho la pregunta. Iain ha dicho que él ha ido al trabajo de su papá. Pero hemos vuelto a Alba para preguntarle qué piensa ella. ¿Por qué cree ella que los papás trabajan? Pero no se le ocurría por qué. 

Adrián González ha dicho que él piensa que es porque si no, no tienen dinero. 
¿Para qué queremos dinero? "Para comprar cosas", ha dicho. Adrián Mansilla ha dicho que es porque los papás necesitan dinero. Ha dicho que está de acuerdo con Adrián González. 

Christian se había quedado pensativo con la pregunta de Lola y ha querido aportar más. Ha dicho que Tito tampoco es una persona, porque tiene la nariz redonda. Iain ha añadido que las personas tienen la nariz más en forma de triángulo. 

Leonardo nos ha contado que su papá va al trabajo y luego ha querido pasárselo a Eduard, pero a Eduard no se le ha ocurrido una pregunta hoy. 

Entonces hemos preguntado a nuestra invitada si tenía alguna pregunta. Y ha dicho que sí. Primero ha preguntado si teníamos muñecos a los que queríamos mucho. Casi todos hemos levantado la mano. Entonces ha preguntado ¿Por qué queréis a vuestros muñecos? 

Alba Martín ha contestado que porque son nuestros amigos. Hemos preguntado si estamos de acuerdo. Algunos han dicho que incluso son como sus primos. Luego Patricia ha preguntado si queremos a los muñecos igual que a los hermanos o a los mamás y papás. Hemos preguntado a Aitana a quién quiere más y ella ha dicho que quiere igual a los dos. ¿Alguien quiere más a su muñeco que a su mamá? Algunos han levantado la mano; otros no lo han tenido tan claro. Alba Martín ha dicho que ella quiere a toda su familia y a sus muñecos. ¿Por qué vamos a tener que elegir? 

Y entonces hemos decidido pasar a otra cosa. Hemos hecho unas PORQUE-RÍAS estupendas. [familias y visitantes al blog, podéis aportar comentarios y respuestas a estas preguntas aquí].

He metido la mano en el baúl y he sacado otra sorpresa. De nuevo la fantástica Daniela Martagón nos ha hecho una serie de escenas especialmente para Filosofía a la de tres. Mil gracias por su magnífico trabajo. Juntas, las escenas conforman una pequeña historia sobre una niña, Paula, y un robot que le regalan para hacerle compañía, Pedrotronic. 

Primero parecía un cartón corriente y moliente. Hay que darle la vuelta, me han dicho. Entonces le he dado la vuelta. 

La primera escena muestra a Pedrotronic recién salido de su caja de embalaje y a Paula mirándole. Ambos se saludan: 
Ilustración de Daniela Martagón para Filosofía a la de tres.

























Hemos señalado al robot y le hemos presentado. Se llama Pedrotronic. "Es un robot", ha dicho Adrián Mansilla. Efectivamente. Y ella, la niña se llama Paula. Hemos leído lo que pone en la caja y nos ha alegrado saber que Pedrotronic es para niños de 4 a 6 años. Luego hemos leído lo que se dicen Pedrotronic y Paula. Hemos explicado que los padres de Paula han comprado a Pedrotronic para hacerle compañía a Paula. Ella vive en una casa muy apartada, donde no ve a muchos amigos y no tiene hermanos, así que los padres pensaron que Pedtrotronic le podría hacer compañía. Le compraron un amigo. 

Hemos preguntado si creemos que Pedtrotonic es una persona. "Es un robot", ha dicho Christian. "Es un robot elefante", ha dicho Iain. Hemos preguntado si Paula es una persona y hemos dicho que sí, "porque es una niña". Hemos preguntado por qué sabemos que Paula es una niña. "Porque tiene coleta". "Porque tiene nariz". ¿Pedtrotronic no tiene nariz? Sí, ha dicho Esther, pero su nariz es más larga. No es como una nariz de persona. ¿Por qué otras cosas sabemos que Paula es una persona? Iain ha dicho que porque tiene pelo en la cabeza. Tito ha dicho que él también tiene pelo en la cabeza. Hemos preguntado si Tito es una persona. No. Entonces hemos desechado la idea de que sólo las personas tienen pelo en la cabeza. Y hemos seguido buscando cosas que sólo sean de personas. ¿Por qué es Paula es una persona? Iain ha dicho que porque tiene zapatos. Andy ha dicho que tiene piernas. Y Pablo ha dicho que tiene cuerpo. Entonces una de las pistas de que Paula pueda ser una persona es que su cuerpo se parece al nuestro, y nosotros somos personas. 
¿Nos parece que Pedrotronic pueda ser un buen amigo? 
"Sí", hemos dicho la mitad.  
"No", hemos dicho la otra mitad. 

Alba Martín ha dicho que ella piensa que Pedtrotronic es un robot elefante y que le hacen en una fábrica, así que no son como nosotros. Además, hablan así: a-a-a-a-a. 

Hemos vuelto a preguntar si pensamos que un robot puede ser un buen amigo. Nos ha parecido en principio que sí, aunque Alba Martín ha señalado que a lo mejor se estropea y hay que ponerle nuevas pilas. Y si no funciona con nuevas pilas, a lo mejor hay que arreglarlo y llevarlo otra vez a la fábrica. 

Aitana ha dicho que no está de acuerdo con Alba Martín. Dice que no puede ser un buen amigo. Le hemos preguntado por qué y ha dicho "porque no". Le hemos recordado que en filosofía no nos vale "porque sí" o "porque no", sino que hay que completarlo más. Entonces ha dicho que no sería un buen amigo porque es un elefante. 

¿Los elefantes no pueden ser amigos nuestros? Iain piensa que sí. Ha dicho que no está acuerdo con Aitana. Adrián ha dicho que él tampoco. Le hemos pasado en palito parlanchín a Iain, que ha dicho que a él le parece que Pedrotronic sí puede ser un buen amigo, porque así Paula "no necesita un columpio". Porque con su trompa hace de columpio. Iain piensa que es un amigo que nos sirve como amigo y como columpio. 

Hemos preguntado que qué preferiríamos, que nuestro mejor amigo fuera una persona o un robot. Adrián Mansilla ha dicho que él preferiría una persona. Iain ha señalado que él ya tiene una "persona amigo" (Iain y Adrián son muy amigos en la clase). Pero hablábamos de qué preferimos. ¿Por qué es mejor una persona? Porque es que Pedtrotronic tiene una antena. Y a lo mejor un tornillo. Y una luz. 

Alba Martín ha dicho que ella prefiere una persona que un robot, porque los robots no saben lo que hay que hacer y entonces los robots siempre, a veces, destrozan todo todo todo todo. 

¿Y si hubiera un robot bueno? 

Pati ha dicho que prefiere una persona, pero le ha costado decir por qué. 

Hemos preguntado si los robots se ríen. Iain ha dicho que nosotros sí que nos reímos, pero que los robots se ríen así: ja-ja-ja-ja-ja. ¿Se ríen de verdad? No. Es un poquito de mentira. 

Entonces hemos pasado a la segunda ilustración, en la que Pedrotronic está jugando al escondite con Paula: 
Ilustración de Daniela Martagón para Filosofía a la de tres.

























Hemos preguntando qué están haciendo Paula y Pedrotronic. "Están jugando al escondite", han dicho. 

¿Pensáis que Pedrotronic sabe contar de verdad? Casi todos hemos dicho que sí, pero Alba Martín ha dicho que a ella le parece que no. Ha dicho que los robots no saben contar porque nunca saben lo que hay que hacer y sólo hacen a-a-a-a-a- y van caminando y caminando a su camino y a lo mejor por el camino, caminando y caminando se encuentra en una bruja que le embruja y se convierte en una bruja robot. 

Podría ser, sí. 

Hemos preguntado quién sabe contar. Todos hemos levantado la mano, algunos lo hemos querido ejemplificarlo. Hemos preguntado cómo aprendimos a contar nosotros. Ainara ha dicho que a ella le enseñó su madre, su padre y su abuela. Alguien le enseñó y ella lo aprendió. Aitana ha dicho que le enseñó su mamá. Eduard dice que también le enseñó su madre. Entonces hemos preguntado quién enseñó a Pedtrotronic a contar. Esther ha pensado que Paula le enseñó. 

Hemos señalado el pajarito con cuerda que hay en la ilustración. ¿Qué se parece más a una persona, Pedrotonic o el pajarito? Alba Torres ha dicho que ella piensa que Pedtrotronic se parece más a una persona que el pajarito. ¿Estamos de acuerdo? Christian ha dicho que a él le parece que los dos son robots. Pero Alba Torres ha dicho que Pedtrotronic tiene partes como las personas. 

Hemos estado bastante de acuerdo todos y hemos pasado a la siguiente escena, en la que Pedtrotronic se ha caído y Paula va a curarle: 
Ilustración de Daniela Martagón para Filosofía a la de tres. 

























Hemos preguntado qué ha pasado en la ilustración. Andy ha dicho que Pedrotronic se ha caído y se ha hecho sangre y ella va a curarle. Adrián Mansilla ha dicho que no está de acuerdo. Él piensa que Pedrotronic se ha electrocutado. Varios han estado de acuerdo. Christian ha observado que Paula casi está pisando un muñeco en el suelo. Hemos preguntado si creemos que a Pedtrotronic le duele de verdad. Christian ha dicho que al robot no le duele porque no es de verdad. Andy ha dicho que está de acuerdo con Christian. La muñeca está diciendo "mamá, mamá, tengo pis". ¿Es un bebé de verdad? "No", ha dicho Christian, "es un muñeco de mentira". Parece que Paula ha tirado el muñeco. ¿Nos da pena Pedtrotronic? ¿Estamos tristes por Pedtrotronic? La mitad hemos dicho que no y la mitad que sí. Pablo dice que no siente pena, porque es un robot. Hemos preguntado si sentiríamos pena si se cayera Paula. Pablo ha dicho que tampoco. Quizás porque no la conocemos. 

Hemos pasado a la siguiente escena, en la que Pedtrotronic y Paula aparecen bailando y aparentemente pasándolo muy bien, mientras la muñeca sigue con su única frase: "mamá, mamá, tengo pis": 
Ilustración de Daniela Martagón para Filosofía a la de tres.

























¿Parece contento, Pedrotronic? A todos nos parece que sí. Y Paula ¿parece contenta? También nos ha parecido que sí. 

¿Es lo mismo lo que siente Pedtrotronic que como se siente Paula?
"Sí". "No". "Sí". "No". "Sí". "No". "Sí". "No".

Se va ya notando el cansancio del grupo y decidimos reírnos un poco. Cantamos una cancioncita que dice "Sí". "No". "Sí". "No". "Sí". "No". "Sí". "No", que pronto se convierte en "ninoninoninoninoninoninoninonino", en plan ambulancia. 

¿Creemos que un robot llora? 
Adrián González ha dicho que él piensa que no lloran los robots. ¿Por qué? Porque no es una persona. 

Quizás una de las cosas distintivas de las personas es que lloramos. 

Pasamos a la siguiente, en la que Pedrotronic está preparando una pizza para Paula. 
Ilustración de Daniela Martagón para Filosofía a la de tres.

























Yumalai ha dicho que Pedtrotronic está cocinando con la cuchara.

¿Creemos que Pedtrotronic sabe cocinar de verdad? 

"ninoninoninoninoninoninoninonino".

La ambulancia nos indica que hay que pasar a la última escena, y luego ¡al cuento!

En la última escena, Pedrotronic está acabando de contarle un cuento a Paula. "... y fueron felices y comieron perdices", le dice. Y añade: "Buenas noches. Te quiero". Paula le contesta, mientras presiona un botón "Buenos noches, yo también te quiero, Pedro". 
Ilustración de Daniela Martagón para Filosofía a la de tres.

























Hemos preguntado si creemos que Pedrotronic quiere de verdad a Paula. Iain ha dicho que sí. Otros hemos pensado que no. 

¿Quién tiene un muñeco que cuando se le aprieta dice algo? 

Ainara ha dicho que ella tiene un muñeco que no habla, pero que cuando quiere pilas, suena música. No habla pero se comunica, dice, por favor, ponme pilas y la forma de decirlo es mediante la música. 

Alba Martín ha contado que ella fue a un Cantajuegos con su tío Jorge y que le dieron un muñeco que se llama Coco. Y cuando le aprietas dice: El cocodrilo se metió en la cueva. Ainara ha dicho que ella tiene un disco con la misma canción. 

Esther ha dicho que ella tiene un muñeco, bueno, de su hermano, que cuando lo aprietas sale una música. 

Iain ha dicho que él tiene un muñeco que cuando le aprietas la barriga dice varias cosas, pero es "un poco en inglés". ¿Qué dice? Iain lo ha imitado muy bien con una voz muy graciosa. 

Eduard ha dicho que tiene un pato que dice cua cua cua. Aitana ha dicho que ella tiene un muñeco que dice "bla bla bla". 

Yumalai ha dicho que ella tiene un muñeco que canta una canción sobre monos, mapaches, irse a la cama y lavarse los dientes. 

Con esto, hemos pasado al cuento, antes de dar por cerrada la sesión. He metido la mano en el baúl de la filosofía y he sacado un cuento muy bonito que se llama "Perdidos en el museo de juguetes. Una aventura", de David Lucas. No está editado en español, pero podéis escuchar la traducción que leí en clase aquí: 

¿Nos ha gustado el cuento? Síii!

¿Son personas los muñecos? Noooo. 

¿Estamos muuuuy cansados? ¿Es hora de irse a comer?  
¡Síiii! 


¡Qué requetebien lo hemos hecho hoy! Qué de tiempo tan seguido hemos estado concentrados y conversando. Ha sido una de las mejores sesiones que hemos tenido hasta ahora. Felicidades a todos. 

Como despedida, nuestra invitada Patricia ha traído un regalo porque le hemos enseñado a hacer filosofía. Nos ha traído unos chupachups, con los que había escrito la palabra ¡filosofía! Rodeando la filosofía de chupachups, Patricia nos ha contado que ha dibujado unas neuronas. Nos ha explicado que las neuronas están en el cerebro y que son muy muy muy muy pequeñas. Ha preguntado si alguien sabe para que sirven y Alba Martín ha dicho que sirven para pensar. ¡Eso es! Patricia ha explicado lo que pasa con las neuronas cuando pensamos. Se juntan todas mucho mucho, como si se estuvieran dando la mano, y van formando filas. Y cuánto más pensemos, más se conectan y mejor pensamos. En filosofía, como pensamos mucho, hacemos que las neuronas se conecten mucho. Entonces Iain, Adrián Mansilla, Alba Martín, Leonardo y Eduard se han dado la mano y se han juntado mucho. Eso es lo que hacemos en filosofía, ¡sí!

Entonces hemos repartido los chupachups y nos hemos despedido hasta la próxima sesión.

La próxima sesión será el jueves 21 de noviembre. Mientras tanto...

Aquí van algunas preguntas interesantes para seguir pensando, sin respuestas "correctas" en mente, simplemente con el ánimo de conversar y profundizar de verdad: 


¿Qué diferencia hay entre ser un amigo de un robot y ser amigo de una persona? ¿Qué preferirías? ¿Por qué?

Lola, el loro del baúl de filosofía, también "sabe" contar. Pero en realidad solo repite sonidos. En realidad no entiende lo que dice. Entonces... ¿sabe de verdad contar?

¿Siente dolor Pedrotronic? ¿Igual que lo sentimos nosotros cuando nos caemos? 

¿Tiene sentimientos Pedrotronic? ¿Os podéis imaginar una situación en la que Pedrotronic se pondría triste (de verdad)? ¿Podría llorar Pedro?

La muñeca sólo sabe decir una frase: "Mamá, mamá, tengo pis". Es la única frase que sabe decir. ¿Sabe hablar? ¿Sabe pensar? ¿Y un bebé sabe pensar, si no sabe hablar?

La receta de pizza del ordenador de Pedro lleva harina, agua, sal, tomate, queso y jamón. Si un día le falta jamón, qué podría hacer Pedrotronic? ¿Crees que un robot puede cambiar de opinión? ¿Inventarse otra receta?

Pedrotronic esta acabando de contarle un cuento. ¿Créeis que sabría inventarse un cuento ¿Las personas podemos inventarnos cuentos? ¿Inventar es algo de personas?

¿Por qué dice Pedro "te quiero"? ¿Lo siente de verdad? ¿Por qué? ¿Por qué dice Paula "te quiero"? Ella lo siente de verdad? ¿Es distinto cuando un osito dice Te quiero cuando le aprietas la barriga que cuando se lo dices tú a tu madre? ¿Por qué?

¿En qué se parecen estos muñecos a las personas? ¿En qué no se parecen? ¿Piensan? ¿Todas las personas saben pensar? ¿Es necesario para poder ser persona saber pensar? ¿O se os ocurre algún caso de personas que no piensen?

¿Están vivos los muñecos del libro? ¿Está vivo Pedrotronic? ¿Para ser persona hay que estar vivo?

Las ilustraciones son todas de Daniela Martagón. El texto es de Ellen Duthie. Podéis utilizarlo pero, por favor, citad la fuente debidamente. En caso de duda podéis escribirme a: filosofiaaladetres@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario