Visita el blog de mi otro proyecto para el cole:

Visita mi blog sobre filosofía a partir de álbumes ilustrados (para niños a partir de primaria):

Visita mi blog de reseñas de libros infantiles:

Visita la página de mi serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños

domingo, 5 de octubre de 2014

2014/15 Sesión 1. Desnudez y vergüenza, princesas y príncipes.

El pasado viernes retomamos las sesiones de Filosofía a la de tres. ¡Nuestro tercer año ya!

Hemos recordado qué hacíamos en filosofía, se lo hemos contado a los niños y niñas nuevos que han llegado a la clase este curso y hemos probado a hacer preguntas interesantes (nuestras porque-rías), en este caso acerca de por qué los humanos vamos vestidos, por qué sentimos vergüenza y por qué los dinosaurios y otros animales no van vestidos y no sienten vergüenza.

También hemos leído el cuento La princesa vestida con la bolsa de papel y hemos aprovechado para hablar de princesas, de príncipes y de lo que querríamos ser de mayores.


Fecha: 3 de octubre de 2014.
Lugar: CEIP Estados Unidos de América - Huarte de San Juan
Clase: 5 años (con Pilar Lara Arribas)

¿Quiénes estuvimos?
Estuve yo, Ellen,
Pilar, la profesora
y luego, en orden de cómo estábamos sentados en círculo, empezando por mi izquierda:
Esther
Iván
Nayara
Aitana
Iker
Claudia
Christian
Alba Torres
Adrián Mansilla
Alba Martín
Ainara
Patricia
Adrián González
Iain
Raúl
Leyre
Andy
Pablo
Antonio
Leonardo

Objetivo de la sesión: 
El objetivo de la sesión era retomar la actividad después de los meses de verano y familiarizar a los niños y niñas nuevas de la clase con las dinámicas de diálogo, escucha y expresión de ideas que llevamos practicando los últimos dos años en Filosofía a la de tres. También hemos explicado a los alumnos nuevos qué eran nuestras "porquerías" (preguntas que empiezan por "por qué") y les hemos presentado a los personajes que viven dentro del Baúl de la filosofía: el perro Tito y el loro Lola.

Para el diálogo en torno al cuento, hemos planteado algunas preguntas sobre si hay cuentos de niña y cuentos de niño, sobre princesas, príncipes, belleza y mandar.

Contenido de la sesión: 
Hemos empezado saludándonos todos y dando la bienvenida a los alumnos nuevos: Claudia, Raúl, Nayara e Iker.

Luego hemos ido recordando lo que hacíamos en filosofía. "Hablar", ha dicho alguien. "Pensar, ha dicho otro. "Hacer actividades" ha adivinado Raúl, uno de los chicos nuevos. Alguna "actividad" hacemos, sí. "Jugar", ha dicho Alba Martín. "Y hacer porquerías", ha dicho Esther. "¿Porquerías? ¿Eso qué es?" Hemos explicado que nuestras porquerías no son porquerías normales, ni se parecen mucho a las guarradas. En Filosofía a la de tres, las porquerías son preguntas que empiezan por "¿Por qué...? Y hemos empezado por dar un ejemplo. Alba Torres se ha encargado de la primera pregunta: ¿Por qué nos vestimos? Le preguntamos a Alba cómo contestaría ella a su propia pregunta. "Porque está sucia la calle", ha dicho. Uno de los motivos por los que nos vestimos puede ser para no ensuciarnos. ¿Qué más? Adrián Mansilla ha dicho que él cree que nos vestimos "porque si no estamos desnudos y las niñas se pueden avergonzar". ¿Solamente las niñas? ¿Los niños no se avergüenzan? Algunos han indicado con la cabeza que no. Hemos preguntado a los niños si alguno de ellos se avergonzaría si fuera desnudo. Tras unas risas y Adrián insistiendo que él no se avergonzaría, le preguntamos si vendría desnudo mañana al colegio. Entonces Adrián se ha tapado la cara y se ha reído. Sí que tendría vergüenza. Parece que tanto niñas y niños nos avergonzamos un poco con la desnudez. Entonces ha querido preguntar Raúl qué había en el baúl. Enseguida lo vemos, enseguida. Alba Martín ha reformulado la pregunta de Alba Torres: ¿Por qué no vamos desnudos por la calle? Leonardo ha dicho que él piensa que no vamos desnudos por la calle porque nos ponemos malitos. "Nos acatarramos", ha estado de acuerdo Iain. Entonces ya llevamos dos razones: nos vestimos porque si no, nos manchamos y también porque si no, podemos coger frío. Pablo ha estado de acuerdo en que si no nos vestimos nos manchamos. Ainara ha dicho que también te puedes pinchar con los cristales. "Y te cortas", ha añadido Leyre. "Y te haces mucho daño", ha añadido Alba Martín.
Entonces ya son tres las razones: para no mancharnos, para no coger frío y para no hacernos daños en los pies (en el caso de los zapatos). Patricia ha añadido que te pueden picar los bichos, y Alba Martín ha repetido que también porque nos podemos hacer una pupa en el pie.

[Este año, al ser más mayores, hay extractos de grabación mucho más "limpios" que otros años y se oye bien lo que dicen, respetándose el turno de palabra mucho más, por lo que cuando podamos, incluiremos breves extractos de audio]
Para escuchar este breve intercambio, podéis hacer clic en el botton de play:


Luego Iain quiso hacer otra pregunta: ¿por qué los dinosaurios son enemigos? Hemos preguntado si quiere decir que por qué hay unos dinosaurios enemigos de otros y ha dicho que sí, y ha dado un ejemplo: "los dinosaurios herbívoros y carnívoros son enemigos". Iker lo ha tenido claro: "porque se comen. Un carnívoro se come a un herbívoro". Raúl ha pensado en algo interesante: "si un carnívoro se come a un herbívoro que ha comido hojas, entonces se traga las hojas". ¿El carnívoro es también herbívoro entonces? A Iker le ha parecido que no: "pero eso da igual":



Entonces Pablo ha querido volver a la anterior pregunta. Piensa que llevamos zapatos porque si no te puede morder la planta del pie una hormiga roja. Llevamos zapatos para protegernos los pies. "Pero solo es un mordisquito de nada", ha dicho Alba Torres.


Luego Leonardo ha unido inteligentemente las dos preguntas de la mañana, la de la desnudez y la ropa y la de los dinosaurios: "¿por qué los dinosaurios van desnudos?" Adrián Mansilla ha dicho que cree que es porque los dinosaurios no tienen tiendas donde comprar ropa. Pero Leonardo ha dicho que él cree que los dinosaurios sí van vestidos de alguna forma. "La ropa es las plumas". O los pelos o la piel. Andy ha dicho que él cree que van desnudos "porque no se conocen".


Luego hemos dicho que los animales en general no van vestidos porque su piel es más gruesa y les protege mejor. Por ejemplo, los osos, ha dicho Iker. Y entonces se nos ha ocurrido preguntar si pensamos que los animales tienen o no tienen vergüenza. Nos ha parecido que no. Adrián Mansilla ha dicho que él cree que es porque tienen pelo. ¿Y qué diferencia hay entre tener pelo o solamente piel como nosotros? Parece que el pelo les cubre y que por eso no tienen vergüenza. ¿Nosotros dejaríamos de tener vergüenza si tuviéramos más pelo por todas partes? ¿Iríamos desnudos por la calle? Pero nos preocupada que se nos viera el culo. También a alguien le preocupó que picara mucho. Christian ha sugerido que los animales no tienen vergüenza porque tienen uñas y pueden arañar. ¿Las uñas impiden tener vergüenza? No lo teníamos muy claro. Pablo ha dicho que él piensa que si le quitas el pelo a un animal está desnudo. Alba Martín ha añadido que entonces se iría corriendo a la tienda de ropa a comprarse ropa. ¡Sin pelo no se puede ir por la calle! Pero Adrián Mansilla ve un problema con la idea de Alba Martín. "No tienen dinero, ni tiene bolsillos."


Y así ha acabado nuestra introducción a las porque-rías para los alumnos nuevos. Creo que nos ha salido muy bien, especialmente gracias a la idea de Leonardo de unir las dos preguntas. Nos quedó redondo, redondo.

Y ahora empezó lo divertido. ¡Hora de abrir el baúl! Iván nos ha contado que ha visto un gato negro. ¿Dónde, en el baúl? No, en la noche. Pues vamos a ver qué hay en el baúl.



Finalmente, hemos sacado a Lola y Tito, y les hemos dado de comer. Lo que pasaba es que tenían hambre. Una vez que han comido, se han tranquilizado bastante y han dejado de morder. Luego hemos mirado a ver qué otra cosa hay en el baúl, pero no sin antes recordar muy brevemente las normas de filosofía:


Nos ha faltado recordar cómo explicamos las cosas en filosofía. No podemos repetir lo que intentamos explicar. Por ejemplo: Me gusta porque me gusta no nos vale como explicación. O es bonito porque me parece bonito, tampoco. Hay que añadir algo más.

Y tras esto, hemos sacado la última cosa del baúl. ¡Un cuento! Se llama La princesa vestida con una bolsa de papel, escrito por Robert Munsch e ilustrado por Michael Martchenko.

Antes de leer el cuento, hemos mirado la portada:

Hemos visto un dragón y un niño, ha dicho alguien. ¿Un niño? "Sí, porque tiene barba", ha dicho Raúl. Hemos mirado bien y hemos visto que no parece que tenga barba. "Es una niña", ha dicho Esther, "porque lleva vestido". Les he dicho que es una princesa, pero no estaban muy convencidos. Así que lo hemos leído.







Aquí lo podéis escuchar de nuevo en casa, si os apetece:


A todos nos ha gustado el cuento, menos a Aitana. Le hemos preguntado por qué, y nos ha contestado que "porque no". Pero hemos recordado que en filosofía no vale decir "porque sí" y "porque no". Hay que decir más. Pero a Aitana no se le ha ocurrido una razón.

A los demás nos ha gustado, también a la profesora Pilar, a la que le ha parecido muy bien que Elizabeth no se casara con Ronaldo. No todos estábamos de acuerdo y algunos hemos pensado que sí se podría haber casado. Si nosotros fuéramos ella, ¿nos habríamos casado con Ronaldo? Casi todos hemos dicho que no. Raúl ha hecho una pregunta muy interesante también: si fuéramos el príncipe, ¿nos hubiéramos casado con Elizabeth? Casi todos hemos dicho que tampoco. Quizás no estuvieran hechos el uno para el otro. Christian ha querido saber si Tito y Lola son novios. Se lo hemos preguntado directamente a ellos, pero han dicho que les da vergüenza y no les ha apetecido decirlo.

Hemos preguntado si creemos que el cuento que hemos leído es un cuento de niña, un cuento de niño, o un cuento de los dos. Esto es lo que dijimos:


Preguntamos quién quería ser princesa de mayor y también quién quería ser príncipe de mayor. Casi todos queríamos ser princesas o príncipes porque nos gusta mandar. Pero hubo alguno que no estaba de acuerdo. Iker prefiere ser guardia de tráfico. Ainara quiere ser princesa que se convierte en sirena y en hada. Patricia también. Hemos preguntado qué tiene de atractivo ser princesa, además de mandar. A Ainara le atrae el hecho de que las hadas vuelen y las sirenas buceen. Hemos preguntado a quién le gustaría ser una princesa como Elizabeth, y aquí no lo hemos tenido tan claro. No. ¿Y un príncipe como Ronaldo? Parece que tampoco. Alguien ha dicho que ser princesa está bien porque las princesas son guapas. Hemos preguntado si Elizabeth es guapa y muchos han dicho que "cuando se pone la bolsa de papel no es guapa". "Cuando está desnuda tampoco". ¿Ser guapa o guapo depende de la ropa que llevemos puesta? A muchos nos ha parecido que sí. Vestida de princesa, Elizabeth nos parece guapa a casi todos. Iain ha dicho que no está de acuerdo con que Elizabeth no sea guapa cuando lleva la bolsa de papel o cuando está desnuda. "Solo porque no lleve un vestido no quiere decir que no sea guapa". ¿También se puede ser guapa vestida con una bolsa de papel? A Iain le parece que sí, pero a muchos nos parece que no. Hemos preguntado qué cosas interesantes tiene ser princesa. Mandar, pasear.

Leonardo ha dicho que quiere ser futbolista y conducir un cohete. Christian ha dicho que quiere ser portero. Raúl ha dicho que él quiere conducir un Ferrari y ser delantero. Adrián Mansilla ha dicho que quiere conducir un Ferrari a 200 kilómetros por hora. ¡Y yo también! ¡Y yo también! se ha oído por toda la clase.

Para hacer un experimento hemos pedido a los niños que levanten la mano los que no quieran ser futbolistas. Adrián González e Iain han levantado la mano. Adrián quiere conducir un Ferrari a 200 kilómetros por hora. Iain quiere ser un soldado sin peleas. ¡Y se nos acabó el tiempo!

Aquí podemos escuchas esta última parte.

Como vemos, el nivel de concentración empieza a bajar. Es el final del día, justo antes de comer, al final de una larga semana en la que han empezado el horario completo. Pero ha sido una sesión fantástica. Enhorabuena a todos los chicos y chicas de la clase.

Para ser el primer día y para retomar el contacto, ha sido una sesión estupenda. La parte de las "porque-rías" nos ha llevado bastante tiempo al principio, y ha sido estupenda. En la última parte, después del cuento, se nos ha quedado mucho  en el tintero. Pero el curso es largo y habrá tiempo para hablar de niños y niñas y princesas y príncipes, para preguntar si hay colores de niños y colores de niñas o juguetes de niña y juguetes de niño.

Ha sido, como siempre un placer.

¡Hasta dentro de dos semanas!

¡Filosofía a la de una! ¡Filosofía a la de dos! ¡Filosofía a la de tres!

(c) Texto: Ellen Duthie. Podéis utilizarlo, pero, por favor, citad la fuente debidamente. En caso de duda, podéis escribirme a: filosofiaaladetres@gmail.com. 

3 comentarios:

  1. Hola Ellen,
    hace tiempo que sigo tu blog, y he sacado ideas para mi taller de filosofia en clase, ¡me encanta! y a los niños también, muchas gracias por tus aportaciones. Empezamos el año pasado en la calse de 4 años, con tus talleres para tres años y estamos siguiendo la progresión aunque los temas que sacan ellos a veces son diferetens y otras veces incorporamos otros cuentos. Este curso ya veo que no hay más entradas, ¿ ha pasado algo?, ¿ lo has cambiado de ubicación?. Me gustaria poder seguirte y aprender muchas más cosas. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. WOW! Es la primera vez que os leo...
    Seguro revisare más el blog y lo si hacen.
    Está entrada en particular me parece FANTÁSTICA!!

    ResponderEliminar